Todo nuestro blog

Cachopo ganador del primer Campeonato de Asturias de Cachopos


Hoy venimos a contaros nuestra experiencia en La Corte de Pelayo, restaurante familiar en el centro de Oviedo que cuenta con más de 20 años de andadura.


En este restaurante trabajan con los mejores productos de la región, pues siempre están en una búsqueda continua de superación. Según sus propias palabras: “buscamos y rebuscamos entre nuestras mares y montañas para poder ofrecer a nuestros clientes el mejor producto”.

Debido a la calidad de sus ingredientes y a lo fantástico de su cocina, este restaurante está recomendado en la Guía Repsol, ha sido finalista de la Mejor Fabada del Mundo 2019 y ha ganado el primer Campeonato de Asturias de Cachopos.





Antes de empezar la comida, nos ofrecieron degustar un AOVE, denso y de intenso color, con un sabor envolvente, y también chorizo de la tierra. Junto a esto, nos sirvieron un pedazo de hogaza de pan artesano.





Entrando ya en materia, el primer plato que os presentamos fue el entrante que pedimos para compartir. Se trata de queso burrata con picada de tomate, alcaparras, piñones y albahaca. Este plato, fresquito y sabroso, venía servido con unas perlas de AOVE y toques de dos salsas, una de ellas ligeramente picante.





Como plato principal, y teniendo tanto renombre este restaurante debido a su cachopo, no pudimos dejar de elegir ese plato. El “Cachopo Pelayo” estaba elaborado con ternera asturiana, jamón ibérico, queso asturiano, lacón y pimientos. El rebozado era ligero, no enmascaraba u opacaba el sabor de los demás ingredientes, creándose una armonía perfecta entre todos los sabores.

"El “Cachopo Pelayo” estaba elaborado con ternera asturiana, jamón ibérico, queso asturiano, lacón y pimentos. El rebozado era ligero, no enmascaraba u opacaba el sabor de los demás ingredientes, creándose una armonía perfecta entre todos los sabores. "



Nos presentaron el cachopo entero y, allí mismo, frente a nosotros, lo cortaron en dos para servirnos una ración a cada uno, ración muy generosa que no fuimos capaces de terminar completamente.


Sobre el filete venían unas guindillas picantes, que le daban un toque de gracia al conjunto y, además, como acompañamiento nos sirvieron una generosa porción de puré de patatas gratinado, meloso y ligero.




Para terminar, de postre pedimos, por un lado, un refrescante sorbete de fresa y, por otro lado, las Milhojas Pelayo, que venían rellenas de crema pastelera, merengue y coronadas con caramelo. Las milhojas estaban muy buenas, tostaditas, y ligeramente crujientes aún. Era un postre muy dulce, pero sin llegar a ser empalagoso.




El ambiente del restaurante era también muy bueno, quizá algo ruidoso, y, en cuanto a la estética, estaba decorado de manera elegante y rústica pero contemporánea. Además, debemos señalar sus vistas, principalmente desde su segunda planta, a la plaza de la Escandalera.





El servicio fue bastante bueno en cuanto a amabilidad, profesionalidad y rapidez.

Por último, cabe también destacar que en este restaurante le dan mucha importancia al vino, y que cuentan con una carta de más de 1000 referencias.

Por todo lo mencionado, además de por su exquisita comida, este restaurante es una parada obligatoria en Oviedo.


¡Os esperamos el próximo domingo con un nuevo bocado!

Abocados - Hecho con amor

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle

© 2023 by The Food Feed. Proudly created with Wix.com