Todo nuestro blog

Hay sitios que merecen una segunda visita


Este es el caso de Jamie’s Italian, uno de los restaurantes de Jamie Oliver. Nosotros visitamos concretamente el que se encuentra en Lisboa, pero tiene varios en un montón de países distintos. Visitar este restaurante nos hizo especial ilusión, pues nos encanta el estilo, la técnica y los ingredientes de este cocinero.


Como hemos mencionado, en nuestra visita a Lisboa, no nos contentamos con ir un solo día a comer, sino que fuimos dos. Vamos a contaros qué comimos en cada una de las ocasiones, así que seguid leyendo.


En nuestra primera visita, además de fijarnos en la cocina y en los sabores, lo hicimos en la decoración y, en general, el ambiente que se respiraba en el restaurante. Todo tenía un toque casero, rústico y, por supuesto, italiano. En la planta baja había una barra coronada con numerosos ingredientes, verduras, aceites, panes, etc., todo ello fresco.


En primer lugar, pedimos un entrante para compartir, Setas fritas (Mushroom fritti). Las setas estaban rebozadas con miguitas de pan aromatizadas con distintas hierbas y servidas con ajo, perejil y un toque de queso rallado. Este crujiente bocado venía acompañado de un sabroso alioli casero y con un pedazo de limón para aderezar el plato al gusto.





En lo que a platos principales se refiere, y estando en un restaurante italiano, no podíamos dejar de pedir, al menos uno de nosotros, una pizza. Nos decantamos por la pizza Funghi, con su masa casera bañada en salsa de boletus y salpicada con champiñones asados. A esta pizza no podía faltarle, por supuesto, el queso mozzarella y, como toque final, también tenía un punto de pimienta negra y ralladura de limón.

"En lo que a platos principales se refiere, y estando en un restaurante italiano, no podíamos dejar de pedir, al menos uno de nosotros, una pizza. Nos decantamos por la pizza Funghi, con su masa casera bañada en salsa de boletus y salpicada con champiñones asados."


Por otro lado, también pedimos como principal otro típico plato italiano: una lasaña elaborada con capas de ragù de rabo de toro y vino tinto Chianti, guiso cocinado a fuego lento durante 12 horas, y de láminas de pasta fresca. Por supuesto, la pasta estaba bañada en salsa bechamel y toda la composición cubierta por quesos mozzarella y Parmigiano Reggiano.



Para terminar y poner el toque dulce a esta sabrosa comida, pedimos, para compartir, un brownie. Este plato, llamado “Brownie de chocolate épico” consistía en un pedazo de este contundente dulce, templado, acompañado de una densa salsa de chocolate y coronado con una bola de helado de caramelo al licor Amaretto. El plato contaba con un último toque decorativo: algunas palomitas de maíz caramelizadas.





Así terminamos esta primera comida en Jamie’s Italian, con muy buen sabor de boca y muchas ganas de probar algún otro de los platos de su carta. Por ello, como os adelantábamos arriba, visitamos el restaurante una segunda vez.

En esta segunda visita probamos diferentes platos y sabores nuevos, todos ellos en la línea italiana que caracteriza a este restaurante. Como entrante, para compartir, nos decantamos por “Porcini arancini”. Los arancini (que significa, literalmente, naranja pequeña) son un snack muy típico en toda Italia, especialmente en la región de Sicilia. Este plato consistía en unas bolitas rellenas de risotto de boletus y mozzarella ahumada, empanadas y fritas posteriormente. Además, el plato venía acompañado con una pequeña fondue de quesos italianos, quizá un acompañamiento algo escaso para un plato tan contundente.





Continuando ya con los platos principales, pedimos la milanesa de pollo, un fino y tierno filete de pollo con un empanado aromatizado con especias y queso parmesano. La milanesa se servía acompañada de salsa rosso crudo, tapenade de aceitunas negras y una pequeña ensalada de rúcula salvaje y tomatillos. Además, este plato venía con un acompañante a elegir y, en nuestro caso, elegimos unos cubitos de polenta crujiente con un toque de romero y, como no, de parmesano.





El otro principal que pedimos fue una tierna berenjena asada rellena con ragú agridulce de tomate, lentejas, uvas pasas y piñones. Contaba también con un toque de salsa harissa picante, cuyo intenso sabor lo suavizaban unas cucharadas de yogurt de almendras. Por último, el plato contaba con un fresco toque final: unas hojas de rúcula, de menta y trocitos de granada.


"berenjena asada rellena con ragú agridulce de tomate, lentejas, uvas pasas y piñones (...) con un toque de salsa harissa picante, cuyo intenso sabor lo suavizaban unas cucharadas de yogurt de almendras."




Como guinda a esta comida, elegimos una pavlova. Se trataba de un merengue muy consistente, ligero y de textura más bien acaramelada, acompañado de una sabrosa salsa con frambuesas maceradas y migas de caramelo honeycomb machacado.





En general, la comida nos gustó mucho. El regusto italiano que inundaba los platos, los ingredientes frescos y el toque casero y artesanal en las elaboraciones nos permitió disfrutar mucho de los sabores de este restaurante.

Por supuesto, no pudimos irnos sin comprar algún recuerdo del restaurante pues, como os contábamos al principio, nos encanta la cocina de este chef.

BONUS

Aunque eso ha sido todo lo que teníamos para mostraros de Jamie’s Italia, también visitamos otro de los restaurantes de Jamie Oliver, esta vez en Londres. Se trata de un restaurante mucho más desenfadado y casual que la gama de italianos, llamado Jamie Oliver’s Diner. El menú de este local estaba mucho más enfocado a comidas casuales y rápidas, siendo los protagonistas en la carta las hamburguesas, la carne y, en general, los platos a la barbacoa.


En esta ocasión no probamos ningún entrante ni tampoco postre, decantándonos únicamente por un principal para cada uno, pues eran bastante contundentes.


Por un lado, pedimos una hamburguesa, la “Mojo chicken burguer”, compuesta por un tierno panecillo cuya textura recordaba un poco a la del pan de pretzel y, por dentro, un gran filete de pechuga de pollo de corral previamente marinado con cítricos. El pollo iba acompañado de lechuga, aguacate laminado, salsa agridulce de maíz y yogurt de chimichurri. Además, la hamburguesa venía presentada en una bandejita metálica junto con patas fritas y una pequeña ensalada de lombarda, además de con un par de rodajas de pepino encurtido para añadirlo dentro de la hamburguesa al gusto.



Por otro lado, también nos decantamos por una ensalada césar, pero mucho más ligera, pues la base de la salsa era yogurt. La ensalada estaba compuesta por varios tipos de lechugas y brotes, cebolla morada, frutos secos tostados y queso parmesano. Además, también podías añadirle algún otro ingrediente extra, como carne, pescado, etc. En nuestro caso, añadimos un filete de pollo a la parrilla, marinado con pimienta y un toque de limón.





Encontrarnos con este restaurante estuvo muy bien, la comida estaba bastante buena y el ambiente era desenfadado y tranquilo. No obstante, los sabores de Jamie's Italian fueron mucho más especiales y cuidados.


¡Os esperamos el próximo domingo con un nuevo bocado!


Abocados - Hecho con amor

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle

© 2023 by The Food Feed. Proudly created with Wix.com