Todo nuestro blog

Reinventando la cocina andaluza

Hoy os hablaremos de BiBo Madrid, uno de los restaurantes de Dani García (3 Estrellas Michelín). Dejando al lado lo obvio, es decir, que la comida era increíble, este restaurante nos encantó por su estética y por su impecable servicio.


Después de un tiempo en el que, por una u otra razón, hemos dejado todo este mundo algo más aparcado, volvemos con fuerza para enseñaros los sabores que probamos en uno de los restaurantes más chulos que hemos visitado.

Para describir sus platos, y también su decoración, nada mejor que recurrir a sus propias palabras: «BiBo Madrid refleja la esencia de la cocina viajera de BiBo a través del gran globo aerostático que pende sobre la barra y el concepto de una Andalucía cosmopolita y elegante».



Para empezar, nos ofrecieron unas cortezas de pan delicadas y crujientes, casi transparentes, aderezadas con pimentón y otras especias.

También nos sirvieron una hogaza de pan artesanal para compartir, esponjoso y de corteza recia, acompañada con mantequilla francesa Isigny (denominación de origen).



Entrando ya en materia, pedimos tres entrantes, todos para compartir. En primer lugar, «Brioche de rabo de toro», un panecillo tierno y semidulce partido en dos, en cuyo interior se encontraba el rabo de toro desmigado y acompañado con finas láminas de champiñón y unas hojas de rúcula, todo ello bañado con salsa DG.

Pedimos otro bocadito similar, el cual nos sirvieron en el mismo plato. Este «Brioche Cojonudo» llevaba el mismo tipo de panecillo dulce pero esta vez relleno de chorizo de Ronda desmigado y cebolla dulce, todo regado con salsa chipotle y coronado con un huevo de codorniz frito.



El tercer entrante que degustamos fueron unas alcachofas a la brasa. Estaban perfectamente cocinadas y, como se explica en la carta, se trataba de un plato templado. Los corazones de alcachofas venían acompañadas de lascas de queso payoyo, creando así un plato con dos sabores potentes que resultaba muy apetecible.



A continuación, pasamos a los platos principales. Por un lado, pedimos «Atún con tomate». Se trataba de un plato muy contundente, pues la porción era bastante más grande de lo que esperábamos, más grande que las raciones que suelen servirse en este tipo de restaurantes. El mencionado plato estaba compuesto por un buen filete de atún guisado con tomate natural, creándose así una salsita deliciosa, acompañado por huevo frito y servido todo ello bajo un montículo de patatas paja caseras, dándole al plato un curioso e impenetrable aspecto.

"Se trataba de un plato muy contundente, pues la porción era bastante más grande de lo que esperábamos, más grande que las raciones que suelen servirse en este tipo de restaurantes"


El segundo plato principal fue «Risotto de pasta de piñones con jibia». Este completo plato tenía como base un risotto de «arroz» negro, pero en lugar de estar compuesto por arroz, se trataba de un trampantojo elaborado con piñones bañados en la tinta de la jibia. Por su parte, la jibia estaba perfectamente cocinada a la parrilla, tierna y en su punto, y aderezada con una mezcla de aceite, sal, perejil y ajo machado. El plato estaba coronado con unas finas láminas de rábano, sobre el risotto, y con un crujiente también bañado en tinta, sobre la jibia.



Finalmente, pasamos a nuestra parte favorita de la cena (y esto es decir mucho pues, hasta ahí, todo nos había encantado, en especial los entrantes). Tras examinar minuciosamente la carta de postres, nos decantamos por la «Cheescake Bibo de queso payoyo». Hasta la fecha, es la mejor tarta de queso que hemos probado en ningún sitio. Se trataba de un tarro de cristal grandecito, tipo vintage, que contenía una generosa porción de tarta de queso estilo NYC elaborada con queso payoyo (y con pedacitos de este queso esparcidos sobre los demás ingredientes), rosa, frutas y frutos rojos. Era toda una explosión de sabor. Además, visualmente era una composición muy bonita de distintos tonos de rojo y rosa en contraste con las florecillas que decoraban la superficie del postre.

Teniendo en cuenta que muchísimos de los platos de este restaurante están enfocados en mariscos, pescados y carnes que no solemos tomar a menudo, pues preferimos otras, lo que sale un poco de nuestra zona de confort, visitarlo fue un gran acierto y, sin duda, repetiremos para probar algún otro de los muchos sabores que ofrecen (y probablemente repetir con su tarta de queso).


Por último, nos gustaría mencionar otra cosa. Tenemos que confesar que, siempre que vamos a un restaurante chulo, no podemos esperar a ver cómo son sus cuartos de baño… los de este restaurante darían para una publicación aparte, pues son increíbles.


En general, tanto el estilo, la decoración, la atención y, por supuesto, la comida fueron realmente buenos y, como hemos mencionado, repetiremos. Además, también tenemos ya en mente visitar otros restaurantes de este gran chef, Dani García.


¡Os esperamos el próximo domingo con un nuevo bocado!


Abocados - Hecho con amor

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle

© 2023 by The Food Feed. Proudly created with Wix.com